6 Rutinas matutinas que te ayudarán a ser más feliz y más productiva

De todas las cosas que puedes intentar para mejorar tu productividad, una rutina matutina es una de las más efectivas. Hay algunas razones por las que las rutinas matutinas son tan útiles. La primera es obvia para cualquiera que alguna vez haya pospuesto las cosas, simplemente comenzar es a menudo la parte más difícil. Si puedes comenzar con el impulso adecuado hacia tus objetivos, evitarás luchar contigo misma por la mañana para comenzar. La segunda es que la mañana, sobre todo antes de que comience oficialmente la jornada laboral, es un momento tranquilo y con menos obligaciones sociales. Para muchos de nosotros, el resto del día puede presentar una explosión de responsabilidades caóticas y en constante cambio, diligencias urgentes e interrupciones inesperadas. La mañana, por el contrario, suele ser la parte más consistente del día. Las rutinas matutinas también marcan la pauta para el próximo día. ¿Quieres que tu jornada laboral comience tranquila y contemplativa? ¿Con ejercicio vigoroso? ¿Meditación silenciosa? ¿Creativa y productiva? Tu hábito matutino puede empujarte a lo largo de una corriente que te acompañará a lo largo de la mañana y te permitirá maximizar cualquier aspecto de tu personalidad que creas que sea más importante. En este artículo, voy a explorar algunas rutinas matutinas diferentes que puedes probar. Pero primero, hablemos de lo que viene antes del ritual de la mañana: dormir.

¿Cuándo deberías despertarte? ¿Cuánto debería dormir? ¿Que es lo mejor para ti?

Cuando se habla de productividad, parece haber dos campos. Algunos argumentan a favor de despertarse muy temprano para maximizar esas primeras horas de la mañana. Otros dicen que dormir lo suficiente debe ser la prioridad. Si no puede irse a la cama a las 8:00 pm, debe despertarse solo después de haber dormido de 7 a 8 horas. Creo que el caso científico es bastante claro: cuando se trata de productividad, dormir lo suficiente es esencial. La falta de sueño provoca enormes deterioros cognitivos, afecta tu capacidad para formar recuerdos e incluso puede aumentar el riesgo de ciertas enfermedades (incluido el cáncer). (Sin contar que aumenta los radicales libres lo que podría acelerar el proceso de envejecimiento.) Las investigaciones indican que 7 u 8 horas por día es un requisito casi universal, por lo que aquellos que afirman pasar cuatro o seis horas por noche podrían estar engañándose. Peor aún, el deterioro cognitivo de la falta de sueño puede acumularse, incluso si crees que se ha nivelado. Cualquier rutina matutina que desarrolles debe adaptarse a tus ritmos de sueño.

Lección clave: Tu rutina matutina debe permitirte dormir lo suficiente.

Crear la rutina matutina perfecta: He experimentado con un montón de rutinas matutinas diferentes. Despertar súper temprano, despertar sin alarma, hacer ejercicio, aprender, trabajar y muchos otros. En todos estos diferentes experimentos, descubrí que no existe una rutina perfecta que te haga rica, delagada y feliz de la noche a la mañana. En cambio, hay diferentes rutinas para diferentes propósitos, por lo que tiendo a pensar en mis rutinas como un intento de igualar mis objetivos más importantes de ese momento. Si realmente me estoy enfocando en la salud y el estado físico, comenzar con el ejercicio o dedicar tiempo a comer un desayuno saludable podría ser lo primero. Si estoy trabajando full, ponerme a trabajar directamente en mis tareas más importantes puede ser mejor que llenar mi mañana con diferentes tareas. Diferentes objetivos, diferentes rutinas.

Por lo tanto, en lugar de sugerir una rutina, quiero sugerir seis. Todas estas diferentes rutinas me han servido durante diferentes etapas de mi vida, por lo que te invito a tratarlas a ver cuál te sienta mejor.

Las seis rutinas matutinas:

1. Ejercicio y Energía:

Esta rutina es sencilla: al levantarte vas a hacer ejercicio. Antes de desayunar, revisar su teléfono, correos electrónicos o mirar televisión, dirigete a realizar tu rutina de ejercicios. Si vas al gimansio o si las haces en casa. El primer beneficio de esto es que pone el fitness en ese primer espacio del día tan importante. Si ha tenido problemas para mantener un programa de ejercicio regular en el pasado, esta puede ser una buena manera de asegurarse de que sea una prioridad. En segundo lugar, este hábito puede despertarte. El ejercicio puede mantenerlo alerta y funcionando mentalmente en su mejor momento, cuando un café solo puede prolongar ligeramente su caída posterior. Te lo recomiendo: Si tiene problemas con el aturdimiento, ha tenido dificultades para incluir el ejercicio en su horario y si desea hacer del ejercicio su principal prioridad.

2. Meditación:

A diferencia del primero, este comienza con la meditación diaria. He hecho esto antes con períodos de meditación de 30 minutos. Es importante hacer la meditación sentado y no hacerlo acostado en la cama, o es probable que te vuelvas a dormir. Me siento en el piso, no en una silla, que no es terriblemente incómoda, sino también en una posición que requiere suficiente tensión muscular para que no me duerma. He encontrado esto útil porque tiende a dejarme tranquilo y concentrado. Útil si espera tener días estresantes por delante para comenzar con una mente tranquila. También encuentro que uno de los desafíos del aturdimiento es mantener los ojos abiertos. La meditación permite que tu mente se despierte sin esfuerzo, de modo que cuando escuches el gong final, estarás completamente despierto. Te lo recomiendo: Si quieres estar tranquilo y con menos ansiedad en tu día, si has querido priorizar la meditación pero no has tenido tiempo, como alternativa si no te gusta hacer ejercicio a primera hora de la mañana.

3. ¡Ponte a trabajar!

La clave de la productividad es simplemente hacer el trabajo. Esta rutina sugiere que si esta es tu prioridad hacerlo a primera hora, de modo que tu primer descanso sea la oportunidad de desayunar, ducharte, afeitarte y hacer la rutina normal que harías por la mañana. Hice esto durante un proyecto importante que tenia que entregr en tiempo record. Me despertaba en inmediatamente estaba en la computadora. Solo después de hacer 30-60 minutos del trabajo, tomaba un descanso para prepararme formalmente para comenzar mi día. Esto funciona porque no solo maximiza tu tiempo, sino que cambia tu productividad mucho antes. Terminas mucho más temprano en el día y puedes disfrutar de una noche menos desordenada sin sentirte culpable por estar flojeando (si llegara a darse el caso de sentirte culpable). El segundo beneficio es que puedes tomar un descanso cuando lo necesitas. Demasiadas personas se toman su descanso antes de empezar, de modo que cuando tienen que trabajar no pueden hacer una pausa por miedo a no tener tiempo suficiente para terminar. Te lo recomiendo: Si tienes metas y proyectos importantes que toman mucho tiempo. Si esperas trabajar mucho y te preocupa no tener tiempo para hacerlo todo.

4. Aprender primero

Si por razones personales o de trabajo te enfrentas a un proceso de aprendizaje rapido, como esos casos donde tienes que tomar un mini semestre en 3 meses, o mejorar un nuevo idioma por un viaje, esta va a ser la manera de sacarle mas provecho a tu capacidad de aprendisaje. Trata de despertar a las 6 a.m. todos los días y haz de media hora a 1 hora antes de preparararte para ir a trabajar. Tambien te puede servir si quieres en tiempo record leer libros, planear conferencias, practicar nuevas habilidades o estudiar a primera hora. En general, esto es útil por la misma razón que es útil para la meditación y el ejercicio: poner algo que te cuesta programar a primera hora del día, para que así no lo olvides. Te lo recomiendo: Si deseas trabajar en un objetivo de aprendizaje importante pero nunca encuentras el tiempo.

5. Planifica tu día:

El ensayo mental es una estrategia clave que utilizan los atletas mas cotizados para garantizar su rendimiento. Al imaginar vívidamente cada movimiento, pueden desempeñarse mejor bajo presión cuando llega el gran evento. Puedes aprovechar un impacto similar al planificar tu día por la mañana. No te limites a anotar algunas tareas pendientes, sino que imagina como trabajas en ellas. ¿Cuáles serán las posibles complicaciones? ¿Dónde tendrás espacios en tu agenda que necesitas llenar? ¿En qué necesitarás más concentración? Hacer esta planificación a primera hora de la mañana puede ser una buena manera de preparar tu día para el éxito. Soy fan de las agendas y planners por eso creo que son una super útil herramienta de productividad si la usas correctamente. Te lo recomiendo: Si tienes una agenda apretada, llena de actividades. Si deseas enfocar tu mente en el trabajo y la productividad, pero no puedes comenzar a trabajar de inmediato.

6. Rutina personal:

La he dejado de ultima por ser la mas imortante, ya que es la base y a la que se suman las anteriores. Incluye en esta rutina: Hacer la cama, cepillarse los dientes, ducharse, lavarse la cara, maquillarse, arreglar tu ropa y etc… son las pequeñas tareas que te ponen en forma para el resto de tu día. Una ventaja de esta rutina personal es que al poner tu casa y tu apariencia en orden, también pones tu mente en orden. Nada como regresar a casa luego de un dia de trabajo y conseguirlo todo arreglado. Esta rutina la aplicas sola, o bien la fusionas con cualquiera de las anteriores segun lo que tengas que hacer o lograr en ese momento. Digamos quince minutos para algunas actividades clave de preparación seguidas de ejercicio, trabajo o estudio. Te lo recomiendo: Para crear un sentido de orden y armonía en tu día. Dándote una base metódica y sistemática para abordar tus tareas posteriores y así ser más productiva.

Espero te sirvan de guía para que diseñes tu propia rutina matutina, y logres los niveles de productividad que buscas. Al fin y al cabo la felicidad es sentirnos a gusto y lograr nuestras metas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *