¿Porque los niños hacen «berrinches»?

La mejor manera de prevenir las rabietas es saber qué la desencadena. Muchos niños se ponen nerviosos cuando tienen hambre o cansancio, pero esas no son las únicas situaciones que provocarán una escena.  El Psicólogo Jed Baker, en su libro No mas berrinches (en inglés No More Meltdowns), indica cuales son los factores que comúnmente desencadenan una pataleta y nos da consejos de cómo evitarlas:

1. Factores biológicos

Algunos niños se vuelven especialmente irritable cuando tienen hambre o cansancio. Es por eso que siempre es una buena idea tomar meriendas a lo largo de un paseo, e incluso se puede picar algo cuando se espera la comida en un restaurant.  Para evitar que los niños estén demasiado cansados, es bueno planear un tiempo de descanso y no exceso de actividades durante el día.

2. La falta de plan

No tener nada que hacer por un período demasiado largo de tiempo es una receta para problemas. Los niños podrán crear su propio plan de juego, y esto a veces significa que discutan entre ellos.  Tenga una caja de «cosas que hacer» que incluya: rompecabezas, juegos, proyectos de arte, lectura, videos y otras actividades relajantes para el tiempo de inactividad entre las actividades programadas. Tenga versiones reducidas de esta caja para viajes en carro ó lugares con largas líneas de espera.

3.  Demandas

Muchos niños encuentran estresante que se les diga que hacer, ya sea los deberes o tareas, o simplemente probar una nueva actividad.  Así que cuando sea el momento de hacer sus tareas o deberes, haga un juego del mismo, con premios para completar cada parte de la tarea.  Si los niños tienen miedo de intentar algo nuevo, no los fuerce, es mejor dejarlos ver primero como se hace y luego pedirles que participen por un período muy corto de tiempo.

4. Esperar

Algunos niños hacen un berrinche cuando no obtienen lo que quieren, o tienen que dejar de hacer algo divertido.  Es más fácil para los niños esperar por lo que quieren si saben exactamente cuándo van a tenerlo, así que mantenga un reloj a la mano.  Si se les lleva a algún lugar donde ellos podrán querer algo que no pueden tener, es mejor decirlo antes de tiempo, y sugerir que si se portan bien, a la salida tendrán algo que también les guste. Cuando los niños no quieran dejar una actividad divertida, lo  mejor es tratar de hacer la transición más fácil.  Por ejemplo, una recompensa por irse del parque sin pataleta podría ser comprarle un helado de crema en el camino de regreso a casa.

Los libros siempre pueden ayudarnos y guiarnos en la dificil tarea de ser padres:

5. Amenazas a la autoestima

Algunos niños son perfeccionistas y no soporta cometer un error en sus tareas escolares o perder un juego de mesa.  Recuérdele a sus niños que usted está más interesado en sus esfuerzos o sus cualidades deportivas que en que hagan las cosas perfectamente.  Se podría prometer un premio si no se enfurece cuando pierde un juego.

6. Insatisfechos deseos de atención

Algunos niños se desmoronan cuando los adultos los ignoran para atender a sus hermanos ó a otros adultos.  Los niños pueden esperar más fácilmente por atención cuando saben exactamente cuándo la van a tener.  Nuevamente, un cronómetro o reloj puede ser útil. Si se está ocupado con algo importante, pídale que se quede cerca de usted mientras espera, a menudo esa cercanía es suficiente para tenerlos satisfechos por un tiempo.  Además, es importante enseñar a los niños la forma correcta de pedir atención, y sentarse pacientemente en lugar de enojarse o hacer una escena. Si los niños piden amablemente que quieren jugar, entonces debemos darles la atención que esperan. Después de todo ese es el regalo más valioso que le podemos ofrecer!!

 

Una respuesta a “¿Porque los niños hacen «berrinches»?”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *