Como lidiar con: Los hijos de mi pareja

 

Sin duda alguna este tema es crucial si quieres mantener una relación con un hombre que tenga hijos de uniones anteriores.  Si amas a este hombre tanto podrás amar también a sus hijos, y ayudarlos a superar lo que les ha tocado vivir.  Tienes primero que identificarlos y aprender a conocerlos para “lidiar” con ellos.  Los hijos del susodicho pueden venir en todas formas y colores.  Los hay egoístas y recatados, otros contestones y gritones, hay unos confianzudos y mal hablados, otros tiranos y malagradecidos, y por supuestos, unos buenísimos y adorables (igualitos al padre!!).  Lo ideal es que se parezcan al padre, ese hombre bueno y maravilloso, que por algo lo escogimos, pero….. cuando los hijos de tu pareja se parecen a la “madre”, allí la cosa se complica. (Cabe destacar,  los únicos niños que se parecen a la “madre” y son un amor son los nuestros!!).   No hay que olvidar además que estas criaturitas son generalmente influenciadas por los propios progenitores, uno que con ellos maneja el complejo de culpa por el abandono al que los ha sometido, y el otro que los usa  para hacer al primero sentir más culpable. Considera que estos pequeños (aunque a veces no sean tan pequeños) tienen la enorme responsabilidad de superar la separación ellos mismos (muchos nunca van al psicólogo), de manejar el malhumor de quien los cuida y de llenar el vacío que ha quedado en el hogar hasta que se reorganicen económica, y emocionalmente.

He aquí unos Tips para lidiar con ellos, según el modelito:

1.Egoista y recatado:  Este niño(a) no arma lío.  Es suavecito y tranquilo, y se ríe todo el tiempo, pero hará cualquier cosa para tener al padre 24/7 pendiente de él/ella.  Y cuando no sea por iniciativa propia, entonces la madre lo utilizará para llamar la atención del padre.  El método que mejor aplica para estos es colmarlos de empalagosas atenciones cuando lo tengas cerca. La ignorancia exacerba  al egoísta, entonces tendrás que hacer todo lo contrario.  Claro, si el niño(a) luego decide mudarse con ustedes, no respondo!!!   Pero así lo mantendrás a raya.

2. Contestones y gritones:  Este modelito tratará de hacer el show justo cuando ustedes dos estén solos.  Lo que las “madrastras” suelen hacer es amenazar con : “se lo digo a tu padre”, sin darse cuenta que esto significa ponerse completamente a su nivel.  No lo hagas!  Tu, muda, observa y calla. Luego simplemente busca la oportunidad y delante del niño, le dices al padre: “No sabía que ustedes le permitían al niño(a) decir  [#%&”/” , %#”#%, y “##”!”$@##¨]…  Como no se lo espera se quedará en shock y el padre sabrá que es cierto aunque luego lo niegue.  Eso sentará un precedente y la próxima vez que grite ó conteste simplemente le dices que con el (ella) no puedes hablar así y no lo atiendes.  Verás cómo cambia de actitud.

3.Confianzudos y mal hablados:  Muy parecido al modelito anterior pero mucho más difícil. A este le sabe a pepino que lo acuses con el padre, total, al padre le habla igual.  Este juega con la sensibilidad del padre porque sabe que sufre por haberlos abandonado y le hace creer que su conducta se debe a eso.  Cuidado con esta criatura porque cuando tu vas, este viene de vuelta.  Sabe más de lo que crees y es casi un psicólogo(a).  A veces las cosas se juntan, pero  rara vez este es el hijo(a) de un padre egoísta y desnaturalizado que no piensa en su cría.  Así que si te tocó este, manos a la obra!.  Delante de él no lo contradigas jamás.  El padre lo regañará pero tú siempre debes estar a su favor.  Cuando tu pareja te reclame a solas dile que lo haces porque te da pena, y él se abrirá contigo, y puede que hasta llore de culpa.  Luego de esa vez él entenderá de que lado tú te pondrás y poco a poco te ganarás la confianza y complicidad del hijo(a).  Tarea difícil porque muchas veces sabes que está mal lo que hace e igual tendrás que fingir.  Digamos que los resultados son a largo plazo.  Paciencia!

4. Tiranos y malagradecidos:  Para tu suerte estos modelitos rara vez vienen combinados, porque este mezclado con cualquiera de los anteriores es para salir corriendo!!  El tirano puede que no se queje en voz alta, y que no haga lío pero el daño que hace es psicológico.  El padre nunca sabe lo que le espera y eso lo hace estar en vilo, y por supuesto, pagarla contigo.  Pero recuerda que tu tarea es liberarle el stress pero de otra forma.   Este modelito es fuerte de carácter no se amedrenta con un “se lo digo a tu papá”, porque generalmente no hay de que acusarlo.  Es una actitud silente y casi déspota que daña desde lo más profundo.  En este caso te aconsejaría un profesional ya que es  muy probable que el niño(a) esté sufriendo también, y no sepa manejarlo.  Lo notarás porque nada lo hace feliz, ni regalos, ni paseos, ni todo el esfuerzo que se haga será significativo.  Verás que toma simplemente la actitud de “me merezco todo”, no da las gracias, y solo te presiona con la mirada.  Después de recibir a este modelito en tu casa quedarás agotada de mente, y pensarás, porque no es como los otros que corre, rompe cosas, se trepa, etc… Mientras convences a tu amorcito de que lo lleve a un especialista trata de hacer caso omiso de su actitud y háblale como si no lo percibieras, ó haz como si no te has dado cuenta, porque esas cosas no son evidentes para ti.  Hacerse la loca en este caso es tan eficaz como en otros.

Ten muchísimo tacto, y recuerda que tú eres la madura.  No actúes precipitadamente porque el daño podría ser irreparable.  Ten siempre presente que son los “retoños” del hombre que amas, y dentro (a veces muy muy dentro) tienen algo de él, y lo cierto es que no tuvieron la culpa ni escogieron lo que les ha tocado vivir.

Te dejo unos libros que te podrán ayudar un poco más a conocer los diferentes caracteres y actuar mejor.  Como en todas las relaciones personales todo es un: tira y encoge, dame que te doy, pa’lante y pa’tras,  acción y reacción; por lo que lo que recibas de vuelta dependerá mucho de lo que hagas.

Suerte!!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *